Comentario del libro Construir equipos de trabajo en la era de la conexión
Cristina Cruz Serrano
Hoy en día los equipos de trabajo se han convertido en uno de los principales medios para organizar la actividad de cualquier tipo de empresa. A medida que las organizaciones se han ido adaptando a un mercado más competitivo en el que sólo los más eficaces son capaces de sobrevivir, las empresas recurren a la formación de equipos como la mejor forma de aprovechar las diversas competencias de sus empleados. Sin embargo, es cierto que nunca fue ésta una tarea fácil, tal y como expresa Amparo Moraleda, presidenta de IBM, en el prólogo del libro de Kaufmann y Prado “Construir equipos de trabajo en la era de la conexión”. De ahí la relevancia de este libro, que integra distintos artículos de un conjunto de expertos en la gestión de grupos provenientes de muy diversos ámbitos, así como un conjunto de experiencias prácticas sobre el funcionamiento de los equipos de trabajo.

El libro se divide en tres partes diferenciadas que, no obstante, están conectadas entre sí: fundamentos, problemática y casos ilustrativos. En la primera parte, diversos autores exponen los fundamentos teóricos de la problemática grupal. En concreto, en los capítulos uno y cinco, Alicia Kaufmann explica los fundamentos teóricos de un concepto tan de moda en la sociedad actual como el de “inteligencia emocional”. Siguiendo la línea integradora de teoría y práctica que el libro pretende conseguir, la teoría se apoya en el capítulo uno en datos de las emociones de los españoles según una encuesta del CIS, y se aplica en el capítulo cinco a las emociones vividas durante los procesos de formación.

El capítulo dos nos ayuda a comprender otro concepto abstracto relacionado con la teoría de grupos como es el inconsciente grupal, a través de un recorrido histórico sobre las distintas aportaciones teóricas y evidencias empíricas de este concepto.

Los capítulos tres y cuatro integran la teoría de los roles en la problemática grupal. En el capítulo tres, los autores nos explican las distintas etapas que atraviesan las personas que forman un grupo, así como los distintos roles asumidos dentro y fuera del mismo. Por su parte, el capítulo cuatro analiza cómo el género es determinante del rol que cada persona asume dentro de estas nuevas organizaciones.

Para finalizar esta primera parte, los capítulos seis y siete analizan algunas de las consecuencias del cambio de paradigma de las organizaciones debido al surgimiento de la llamada “sociedad de la información”: la creación de los equipos virtuales, analizada por Carmen Daniel en el capítulo seis y la de los equipos de alta tecnología, ilustrada por Antonio Lucas Marín en el capítulo siete.

La segunda parte del libro analiza cómo se establecen las relaciones entre los grupos en situaciones concretas. Los capítulos uno y dos arrojan curiosas estadísticas sobre la visión de los españoles ante el atentado del 11 de septiembre (Capítulo 1) o sobre las causas de la felicidad (Capítulo 2), que presumiblemente nos pueden ayudar a comprender mejor nuestra realidad social como grupo. El capítulo tres ilustra los valores sobre los que se sustentan los equipos de trabajo, valores que son analizados en el capítulo seis a través de una experiencia real vivida y relatada por un grupo de alumnos que realizaba un máster.

Otros capítulos están dedicados a cómo se modifican las conductas grupales en los procesos de fusiones y adquisiciones entre organizaciones. Por último, y dado el grado de diversidad que, debido a la inmigración masiva están viviendo nuestras sociedades, se incluye un artículo sobre los beneficios de los equipos multiculturales y la necesidad de instaurar la tolerancia como uno de los valores fundamentales de nuestra sociedad.

La última parte del libro, que pretende ser una aplicación de las otras dos, muestra lo idóneo de utilizar el método del caso para el análisis de las conductas de los equipos de trabajo.
Con este objetivo, además de orientaciones metodológicas sobre dicho método, se incluyen también algunas ilustraciones sobre casos que reflejan diversas problemáticas grupales en entornos muy heterogéneos.

En resumen, el libro constituye un interesante compendio de aportaciones teóricas y empíricas sobre la problemática de los equipos de trabajo en la sociedad actual. Aunque la profundidad de los distintos capítulos, el interés que cada uno pueda suscitar y la perspectiva de los autores correspondientes es muy variada, el libro editado por Alicia Kaufmann y Marta de Prado García resultará en conjunto, sin duda, muy útil para profesionales de los recursos humanos, consultores, profesores y, en general, todos aquellos interesados en gestionar eficazmente equipos de trabajo.