15 M y la Conspiración de Acuario
Alicia E. Kaufmann. Catedrática de Sociología. Universidad de Alcalá.

Ninguna conspiración se ha formado en contra suya, pero sus seguidores sin hacer ruido, en silencio, la van creando. Mientras que sus adversarios permanecen mudos, o solo en secreto comununican sus ideas, ellos mismos permanecen inconscientes, durante un largo período, de que efectivamente ha tenido lugar una gran revolución.

Alexis de Tocqueville.

El sábado pasado, día 21 de Mayo, estaba conduciendo rumbo a Guadalajara para impartir mis clases de master sobre comportamiento organizacional, cuando encendí la radio. Un frío y a la vez una agradable sensación de bienestar recorrieron mi espalda cuando escuche que una voz decía “Y ahora compañeros vamos a hacer una meditación colectiva, una reflexión conjunta, en silencio… ”. El día anterior la Junta Electoral, había prohibido las protestas del Movimiento 15 M, que se expandía, cual mancha de aceite a lo largo y ancho de toda la geografía española. También sentí miedo.

Muchas imágenes se agolparon en mi mente, Paris, Mayo del 68, las huelgas, los cascotes, las pintadas, la violencia de la policía cargando contra los estudiantes. Yo estuve allí, para consternación de mis padres, que me instaban a volver inmediatamente a casa (en la Argentina). Igualmente días pasados, el broncazo con mi hija en Barcelona, que en lugar de ir a estudiar, tenía un examen al día siguiente, se iba a reflexionar a la Plaza Cataluña. Aquí de golpe, tomé conciencia que se trataba de algo distinto, algo que en mi círculo de amigos, ya veniamos esperando y comentando hacia mucho tiempo y esa era la “Conspiración de Acuario”.

Este titulo, que en su día se etiquetaba como “tratado esotérico”, era una investigación sociológica, realizada por Marilyn Ferguson, en los Estados Unidos en los años 80, con un cuestionario que se aplicó, a diferentes colectivos, hurgando en su malestar y en su deseo de cambiar, más allá de los partidos políticos. En los 80, este libro hizo furor, no solo en los seguidores de la nueva era, sino también en el mundo empresarial.

Nunca antes, un texto había documentado con tanta precisión. Lo que muchos de nosotros pensábamos en secreto. Ralph Waldo Emerson, autor al que admiro profundamente aludía a la “confianza en uno mismo”, como el verdadero genio que dice lo que está en tu corazón, y en el de todo el mundo. Tal es el espíritu del texto, que trataba del “cambio en nosotros mismos, en nuestras almas”.

Frente a los comentarios de la gente de la calle, que inicialmente decía “se trata de unos gamberros”, hay que echarlos, picados por la curiosidad se fueron a la Puerta del Sol y ante su sorpresa se encontraban con un panorama totalmente diferente. “Esto no es un botellón”, “No somos un partido político” “Somos una juventud sin futuro, pero sin miedo”, “La indignación al poder”, fueron algunas de las pintadas, que sorprendieron al ciudadano de a pie. Ante el “no nos escuchan”, estos jóvenes de la sociedad del conocimiento, alzaron su voz, sus deseos de diferenciarse, respecto a las generaciones anteriores. “Yes we camp”, parafraseaba a Obama. La acampado se hizo de una manera silenciosa, organizada, sin estridencias, manteniendo servicios de salud y limpieza, muchos carteles rezaban, “no queremos dinero”, se puede contribuir con comida.

El sueño que antes no se pudo sostener o, hoy es posible gracias a las nuevas Tecnologías. Parecería ser que la transformación social, ahora es producto de una transformación personal. El cambio puede ser “facilitado”, pero no decretado. Parecía que están emergiendo nuevas alternativas sociales, de un colectivo, que sin violencia, desde una actitud solidaria pretendía hacer llegar un nuevo mensaje. Rechazando a las jerarquías que encorsetan, entre las que incluían a los partidos políticos.

Teilhard de Chardin, decía que conspirar venía de “respirar juntos”, se trata de una unión muy especial, como los estudiantes que, tomados de la mano, rodearon el Ayuntamiento de Valencia. El poder simbólico de la Conspiración de Acuario era que tras una era violenta y oscura, estamos entrando en un nuevo milenio de amor y de luz.Se trata de la “era de Acuario”, una era de liberación espiritual en la que Acuario representaba la figura del aguador en el antiguo zodíaco, simboliza una corriente que venía a apagar una antigua sed., apagada por los mandatos del híper consumismo y el “todo vale”. Los conspiradores de entonces querían un cambio en las instituciones sociales, nuevos modos de resolver los problemas, o una nueva distribución de poder. Parece que los jóvenes españoles, desean derroteros similares, pero esta vez dotados de una herramienta muy potente que les permite convocar concentraciones, de forma inmediata y que son las nuevas tecnologías.

Entre las propuestas aprobadas en la protesta de la Asamblea del Sol y que difícilmente se oirán en los medios están en primer lugar “los privilegios de la clase política”, no solo se enuncia sino que se precisa y matiza que estos salarios han de estar homologados con el salario media del español. Proponen la eliminación de la inmunidad asociada al cargo, y la no prescripción de los delitos de corrupción. Otra serie de medidas se hallan asociadas al desempleo, a través de la no aceptación de la jubilación después de los 65 años, para favorecer el empleo de los jóvenes. Censuran fuertemente los despidos colectivos, como lamentablemente vemos a diario, en muchas empresas. Aluden al derecho a la vivienda, elaboran estrategias para reconducir el stock de excedentes y desean ayudas al alquiler. También aluden a los servicios públicos de calidad y a la supresión de gastos inútiles por parte de las Administraciones Públicas,.En el ámbito sanitario, acabar con las listas de espera, reducir y no aumentar los costes de las matriculas de las universidades, ayudar a la población y no solo a las entidades bancarias, constituyen tan solo algunas de las múltiples propuestas. Entre los jóvenes, se veía a gente mayor pero también a profesionales de diversos ámbitos que les ayudaban a llevar adelante las propuestas. Eliminar el senado y otros sueldos de por vida, como en otros países avanzados.

Al igual que en la conspiración, observamos un rápido realineamiento cultural, una nueva mentalidad, una nueva concepción del mundo, en el que tienen cabida tanto la ciencia de vanguardia, como las concepciones más antiguas de la filosofía, junto con lo más avanzado del pensamiento actual. En la puerta del Sol, se sentía la luz de la libertad y la cercanía humana. El sentimiento de que las cosas “pueden y deben hacerse de otra manera” Este grupo emergente, pueden ser “· transmisores y comunicadores”,. Personas que en esta era de la hipervelocidad, se paran a reflexionar, a comprender y aprender de la experiencia.

Teilhard de Chardin profetizo este fenómeno cultural, el nacimiento de una conspiración de hombres y mujeres con una nueva perspectiva, capaz de desencadenar un contagio crítico y la necesidad de un cambio. En lo que coinciden muchos pensadores pasados y presentes es que lo que se necesita es un cambio de conciencia, en un número de individuos lo suficientemente grande, para precipitar la transformación en la sociedad entera. Si lo que sucede en Europa se sostiene y consolida, es posible que lleguemos a esta nueva Era de Conspiración Ibérica.